Meditación para sanar relaciones con los demás

Comparte

Esta meditación durará  20 minutos.

Prepárate para la meditación de la misma manera que antes y comienza a repetir las frases de metta para ti mismo y para tu benefactor (en cualquier orden) durante unos 5 minutos.

Trae la imagen de tu ‘persona difícil’ a la mente. Recuerda que la persona difícil está luchando para encontrar su camino en la vida y que, al hacerlo, te ocasiona dolor. Dite a ti mismo, ‘Igual que yo deseo estar en paz y libre de sufrimiento, qué tu también encuentres la paz interior’.

Repite las frases lentamente, manteniendo la imagen de la persona difícil en tu mente, al mismo tiempo que asimilas el significado de tus palabras:

Qué te libres de todo mal,
Qué seas feliz,
Qué tengas salud,
Qué te vaya bien en la vida.

Pronto aparecerán sentimientos de rechazo, disgusto, enfado, culpa, vergüenza o tristeza. Las frases de metta pueden sonar vacías junto a estas emociones. Etiqueta la emoción que sientes (‘tristeza’, ‘enfado’ ) y practica compasión contigo mismo (‘Qué yo sea feliz …’). Cuando te sientas mejor, prueba otra vez con tu persona difícil.

Alterna entre tu mismo (o tu benefactor) y la persona difícil. Asegúrate de que la experiencia de buena voluntad predomina en el conjunto de la meditación.

Antes de terminar, deja a la persona difícil y di:

Qué yo y todos los seres nos libremos del mal
Qué yo y todos los seres seamos felices
Qué yo y todos los seres tengamos salud
Qué a mí y a todos los seres nos vaya bien en la
vida.

Abre los ojos con suavidad.

 

Fuente:

Germer, C. (2009).
The Mindful Path to Self-Compassion: Freeing Yourself from Destructive Thoughts and Emotions.
New York: Guilford Press.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>