5-12-2018: Dragón Lunar rojo

Comparte

DRAGON SIEMBRADEMAGOS

(Paso numero 2 de la Onda Encantada del Sol, tono Lunar, del desafío)

Hoy nos posicionamos en el tono del desafío de la Onda Encantada, se nos plantea lo que nos limita y nos llama a dar equilibrio para poder acceder al potencial del propósito de la frecuencia del Sol.

“Ser  incondicional para sí mismo”

Para comprender este tono se debe entender la  relación que existe entre el Arquetipo del Dragón y el arquetipo del Sol. El Dragón , es la energía que nos impulsa ser contenedores de nuestro propio ser, darnos espacio para cultivarnos y entender nuestros ritmos para encontrar el flujo de nuestra fuente interna nutridora desde la aceptación incondicional.

El ser incondicional con uno mismo, parte por comprender el “como” lograrlo, la clave está en aprender a rendirse a las condiciones que tenemos para el amor personal. Con esto me refiero a que los seres humanos  tendemos acondicionar nuestro propio flujo de sentir y ser nuestra esencia mediante los logros  en el hacer.

Desde que nacemos, se nos plantea que hay que ser exitosos, lograr ser el mejor o alcanzar ciertas normas para poder valer ante tus padres o la sociedad. Pero el “amor”, no se basa en  exigencias, sino solo en el ser, ya que tú en esencia eres amor. Tu conexión con la existencia partió desde el amor, tu conexión con Dios es amor, pero estamos condicionando constantemente la libertad a amarnos incondicionalmente mediante el cumplimiento de estas metas que impone nuestra mente configurada desde nuestras creencias culturales.

Desde esta perspectiva es donde hay que posicionarse para entender el desafio que se plantea al ser incondicional en esta Onda Encantada.

“LA SABIDURÍA DE LA RENDICIÓN

La cualidad de tu conciencia en este momento es el principal determinante del tipo de futuro que experimentarás; por tanto, rendirte es la cosa más importante que puedes hacer para provocar un cambio positivo. Cualquier acción que emprendas es secundaria. Ninguna acción verdaderamente positiva puede surgir de un estado de conciencia que no sea de rendición.

Para algunas personas, la rendición puede tener una connotación negativa que implica derrota, renuncia, incapacidad de responder a las pruebas de la vida, letargo, etc. La verdadera rendición, no obstante, es algo totalmente diferente. No significa soportar pasivamente cualquier situación en la que te encuentres sin hacer nada al respecto. Tampoco significa dejar de hacer planes o de iniciar acciones positivas.
LA RENDICIÓN ES UNA SABIDURÍA SIMPLE pero profunda que implica ceder más que oponerse al flujo de la vida. El único lugar donde puedes experimentar el flujo de la vida es el ahora; por tanto, rendirse es aceptar el momento presente incondicionalmente y sin reservas. Es renunciar a la resistencia interna a lo que es.

Resistirse internamente es decir «no» a lo que es mediante el juicio mental y la negatividad emocional. La resistencia suele agudizarse cuando las cosas «van mal», lo que significa que hay una distancia entre las demandas o rígidas expectativas de tu mente y lo que es. En esa brecha anida el dolor.
Si has vivido lo suficiente, sabrás que las cosas «van mal» con bastante frecuencia. Es precisamente en esos momentos cuando tienes que rendirte si quieres eliminar el dolor y el sufrimiento de tu vida. La aceptación de lo que es te libera inmediatamente de tu identificación mental y vuelve a conectarte con el Ser. La resistencia es la mente.

La rendición es un fenómeno puramente interno, que no implica que en lo externo no puedas emprender acciones para cambiar la situación.

De hecho, para rendirte no tienes que aceptar la situación general, sino sólo el pequeño segmento llamado el ahora. Por ejemplo, si mientras vas conduciendo por el campo te quedas atascado en medio del barro, no dirás: «Vale, me resigno a quedarme atascado.» Resignación no es rendición.
NO TIENES POR QUÉ ACEPTAR UNA SITUACIÓN DE VIDA DESAGRADABLE O INDESEABLE. Tampoco tienes que engañarte y decirte que no tiene nada de malo. No. Reconoces plenamente que quieres salir de ella, y entonces limitas tu atención al momento      presente sin ponerle ninguna etiqueta mental.
Eso significa que no hay juicio sobre el ahora. Por tanto, no hay resistencia ni negatividad emocional. Aceptas el momento tal como es.

Después te pones en acción y haces todo lo posible por salir de la situación.
Eso es lo que denomino acción positiva. Es mucho más eficaz que la acción negativa, surgida de la ira, de la desesperación o de la frustración. Hasta alcanzar el resultado deseado, continúas practicando la rendición negándote a etiquetar el ahora”
(Practicando el poder del ahora, Elkhart Tolle)

Buen día

(Practicando el poder del ahora, Elkhart Tolle)

Buen díaJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>